Formando a profesionales desde 1994
info@academiares.com

Formulario de contacto

Por favor, rellena los datos y nos podremos en contacto contigo lo antes posible.

 



FAQ’s

Preguntas frecuentes

FAQ Observador Meteorología

  • Selección y formación de los funcionarios de los Cuerpos Meteorológicos del Estado

    El ingreso en los diferentes Cuerpos de Meteorología del Estado se configura
    genéricamente a partir de la reglamentación vigente para todos los funcionarios de la
    Administración General del Estado en España, exigiéndose como requisitos ser español
    (en algunos casos basta con la nacionalidad comunitaria europea u otras en virtud de
    tratados internacionales), tener mayoría de edad y poseer la titulación académica
    correspondiente a cada Cuerpo.
    Esta propuesta, después de obtenida la aprobación del propio Ministerio, se
    traslada al de Administraciones Públicas, que, una vez recabadas las propuestas de toda
    la Administración General del Estado, las somete a Consejo de Ministros, quien acuerda
    su integración o no en la denominada Oferta de Empleo Público, mediante Real Decreto
    que aparece en el Boletín Oficial del Estado a lo largo del primer trimestre de cada
    ejercicio presupuestario.
    Una vez cumplida esta condición preliminar, es el Ministerio de Medio Ambiente

    quien publica la convocatoria específica de las plazas ofertadas en el BOE. La Orden de
    convocatoria describe los requisitos que deben cumplirse para el ingreso en el Cuerpo
    objeto de la misma, de tal modo que la propia Orden, una vez publicada, será la norma
    reguladora de las pruebas selectivas de ingreso: condiciones generales, composición de
    los tribunales juzgadores, temarios, contenido y desarrollo de los ejercicios, etc, además
    de los criterios de valoración que deban tenerse en cuenta para los diferentes ejercicios y
    fases de las pruebas selectivas.
    La propuesta de convocatoria de pruebas selectivas para cubrir nuevas plazas se
    inicia cada año en la Dirección General del Instituto Nacional de Meteorología, órgano que
    la formula en función de la necesidad de cubrir las vacantes producidas por jubilación o
    fallecimiento, por aparición de necesidades adicionales derivadas de la puesta en
    funcionamiento de nuevas prestaciones y servicios o por otras causas de índole
    semejante.
    Con carácter general, en cada convocatoria se cuenta con un número determinado
    de plazas (nunca más del 50%) para ser cubiertas mediante el denominado turno de
    promoción interna, reservado a los candidatos que, cumpliendo las condiciones generales
    y mínimas exigidas en la convocatoria, pertenezcan ya a grupos de funcionarios de la
    Administración General del Estado de un rango inmediatamente inferior en grado al del
    Cuerpo objeto de las pruebas selectivas, con antigüedad mínima de dos años de servicio.
    Para estos candidatos, además de las condiciones exigidas por la convocatoria
    correspondiente (que, ocasionalmente, pueden modularse con la exención de alguno o
    algunos de los ejercicios para determinados colectivos con conocimientos específicos
    acreditados en su Cuerpo de origen) se contempla una fase preliminar de concurso de
    méritos, de tal forma que la puntuación obtenida en ella se acumula a la obtenida en las
    fases de oposición y curso selectivo, después de superados ambos, de manera que la
    puntuación total es mayor y determinante del orden que sirve para la elección de los
    puestos de trabajo ofertados.
    Los Reales Decretos que cada año aprueban las Ofertas de Empleo Público
    contemplan, adicionalmente, otras plazas reservadas a la promoción interna, cuyo número
    fija el Ministerio de Administraciones Públicas, y cuyas pruebas se llevan a cabo, como
    norma general, en convocatorias independientes.

  • La Meteorología: una carrera de actualidad

    Constituye un hecho inapelable el interés que suscitan hoy todos los asuntos
    relacionados con el medio ambiente. La importancia en nuestra era histórica del desarrollo
    sostenible ha dado lugar a convenciones donde se han involucrado los responsables
    políticos del más alto nivel de todos los países. El mundo no es indiferente, ni mucho

    menos, a estas graves cuestiones. La relevancia social de las mismas se pone de
    manifiesto con la proliferación en las Universidades de nuevas carreras y planes de
    estudio que han concluido en la creación de una moderna licenciatura en Ciencias
    Medioambientales. Los máster y postgrados se multiplican también en torno a estos
    temas.
    Relacionadas con el medio ambiente en su sentido más amplio están las ciencias
    climatológicas y, a su vez, en íntima conexión con ellas, la Meteorología, pudiéndose
    afirmar que las disciplinas correspondientes a la Física de la Atmósfera representan el
    núcleo central sobre el que giran todos los demás aspectos técnicos.
    En consecuencia, la Meteorología es una especialización de enorme actualidad y la
    demanda de sus aplicaciones por distintas instituciones o empresas públicas y privadas
    ofrece una formidable perspectiva de colocación a los universitarios del ramo
    conocedores de ella.
    Algunos de los campos que exigen de la especialización en Meteorología para el
    desempeño de puestos de trabajo con ella relacionados, son los siguientes:
    – Predicción operativa
    – Teledetección meteorológica
    – Climatología aplicada
    – Técnicas de evaluación de riesgos ambientales
    – Química atmosférica
    – Predicción agrometeorológica
    – Predicción aeronáutica
    – Técnicas de instrumentación meteorológicas
    – Telemática meteorológica
    – Técnicas de modelización y predicción numérica
    Además, parece fácil suponer que el número de puestos de trabajo relacionados
    con la especialización en Ciencias de la Atmósfera vaya aumentando en un futuro
    próximo, conforme se vayan perfeccionando las técnicas de observación y predicción,
    fundamentalmente si se ligan a los avances en el mundo de la informática, la
    computadorización y las telecomunicaciones.
    Por lo que se requerirá una preparación cada vez mayor que deberá obtenerse en
    cursos de postgrado universitario, ya que los conocimientos básicos que permitan la
    obtención de una titulación universitaria de cuatro o cinco años de duración no pueden
    extenderse ilimitadamente a todos los campos ni profundizar en cualquier materia básica,
    complementaria o aneja a la propia ciencia y técnicas que se cursan en los años de
    obtención de una titulación universitaria.

  • El meteorólogo: un profesional científico

    El común de la gente al escuchar el término «meteorólogo» piensa en las personas
    que presentan los pronósticos meteorológicos en la televisión. Sin embargo, la mayoría de
    los «hombres y mujeres del tiempo» son solamente presentadores de los medios de
    comunicación, y carecen de las condiciones requeridas para denominarse meteorólogos.
    Aunque en otros países el término se presta a mayor amplitud, pudiendo acogerse
    a él los profesionales que hayan obtenido un título universitario en las Facultades o
    Escuelas que cuenten con Departamento de Meteorología o Ciencias de la Atmósfera, en
    nuestro país este vocablo queda reservado exclusivamente a los funcionarios del Cuerpo
    Superior que han ingresado en la Administración, y específicamente en el Instituto
    Nacional de Meteorología (o actual AEMET), tras cumplir los requisitos legales y superar
    las pruebas selectivas públicas periódicamente convocadas.
    En cualquier caso, se les llame meteorólogos, científicos de la atmósfera o físicos
    del aire, estamos hablando de personas con una formación universitaria superior, de alta
    especialización, que «utilizan principios científicos para comprender, explicar, observar o
    predecir los fenómenos de la atmósfera terrestre y el modo en que éstos afectan a la vida
    sobre el planeta», según definición tomada de un manual de la American Meteorological
    Society.

  • Meteorología y función pública

    La Meteorología, además de ser la ciencia de toda la atmósfera terrestre y de los
    fenómenos que ocurren en su seno (meteoros), es la profesión de quienes, debidamente
    cualificados, tratan de comprender, explicar, observar o predecir esos fenómenos y
    estudiar el modo en que evolucionan, cambian y afectan a la vida sobre el planeta.
    El creciente y universal interés de los ciudadanos por la información meteorológica
    y por los distintos problemas que afectan a nuestra atmósfera (cambio climático, efecto
    invernadero, “agujero” de ozono, etc.) suscita con frecuencia la curiosidad de muchos
    acerca de esta profesión y del modo de acceder a su ejercicio en los cuerpos de
    funcionarios que trabajan para la Administración General del Estado.
    El Instituto Nacional de Meteorología, es el organismo que ejerce, en su
    condición de autoridad meteorológica del Estado, la planificación, dirección, desarrollo
    y coordinación de las actividades meteorológicas de cualquier naturaleza en el ámbito
    nacional, así como la representación del Estado en los organismos y ámbitos
    internacionales relacionados con esta materia, sin olvidar su presencia en los aeropuertos
    y bases aéreas para ayuda a la aviación civil y militar.
    Si esta información que ahora divulgamos contribuye a despertar entre los jóvenes
    españoles su vocación por una profesión no bien conocida, pero de apasionante
    actualidad y con un futuro de amplias oportunidades, se habrán logrado los objetivos que
    este folleto persigue, y con el que también se quiere dar respuesta a las numerosas
    preguntas que se nos hacen desde la Universidad, desde otras áreas de las
    Administraciones públicas o desde la calle, sobre quienes son y qué hacen las personas
    que trabajan en el INM, y cómo se puede ingresar en los cuerpos de funcionarios
    meteorológicos.

     

  • Una vez en un destino, ¿cómo se puede cambiar de destino?

    Por concurso de méritos. Periódicamente se publican en el BOE los puestos
    vacantes, los interesados los solicitan agregando los méritos que tienen para el puesto
    (antigüedad, cursos, experiencia en el puesto, etc.), y se resuelve en el plazo de unos
    meses.

    a) Ingreso y selección
    Titulación: Bachiller universitario, Formación Profesional de segundo grado o equivalente.
    Curso selectivo de formación. Una vez aprobada la oposición, debe superarse un curso
    de formación de carácter selectivo, en el que ya se está como funcionario en prácticas, de
    una duración mínima de cuatro meses. El curso versa sobre materias de carácter
    meteorológico integradas en dos áreas fundamentales: básica y operativa.
    b) Funciones
    Los miembros de este Cuerpo tienen encomendadas las siguientes funciones:
    – Observar y registrar las condiciones meteorológicas de la atmósfera (temperatura,viento,
    visibilidad, nubosidad, presión, etc.) para su uso en predicción meteorológica y en
    climatología.
    – Suministrar la información meteorológica que requieren los usuarios del INM.
    – Supervisar las redes de observación meteorológica y climatológica, garantizando la
    operatividad de las mismas.
    – Colaborar con los funcionarios del Cuerpo Superior de Meteorólogos del Estado y con
    los del Cuerpo de Diplomados en Meteorología del Estado, en las actividades técnicas
    que unos y otros desarrollan.
    c) Áreas de actividad de sus destinos habituales
    Observación: Obtención y difusión de los parámetros meteorológicos (presión,
    temperatura, viento, etc.) necesarios para usuarios específicos (aviación, Fuerzas
    Armadas, etc.) y para su utilización en la elaboración de predicciones, estudios
    climatológicos, investigación meteorológica y climatológica.
    Informática meteorológica: Desarrollo y mantenimiento de aplicaciones informáticas;
    operación de los equipos informáticos de carácter meteorológico.
    Calibración e instrumentación: Calibración y mantenimiento de equipos para la
    observación meteorológica.
    Climatología: Control y depuración de los datos procedentes de las observaciones
    meteorológicas.
    -Apoyo a la gestión técnica y administrativa de los Servicios Centrales o de los Centros Meteorológicos Territoriales.

  • ¿Hay destinos con turnos nocturnos?

    En los grupos de predicción (11 en total) y algunos aeropuertos se trabaja por la
    noche.

  • ¿Se trabaja por turnos?

    En unos puestos sí y en otros no, en general los puestos a turnos están en los
    aeropuertos, bases aéreas y grupos de predicción.

  • ¿Hay plazas de observador en todas las provincias?

    Sí, en unas más que otras, en las sedes de los centros meteorológicos que son 15
    y cuya ubicación se puede consultar en la web del AEMET hay más plazas que en
    provincias como por ejemplo Castellón, que sólo cuenta con el observatorio provincial,
    con 3 plazas de observador. Además en todos los aeropuertos y bases aéreas hay
    observadores.