Formando a profesionales desde 1994
info@academiares.com

Formulario de contacto

Por favor, rellena los datos y nos podremos en contacto contigo lo antes posible.

 



Huracanes

Huracanes
27/09/2019 admin

Son violentas tormentas que se forman sobre los océanos tropicales, caracterizadas por un intenso centro de baja presión rodeado por bandas nubosas dispuestas u organizadas en forma de espiral que giran alrededor de su centro en sentido ciclónico, es decir en el sentido de giro de los punteros de un reloj en el Hemisferio Sur y en sentido contrario en el Hemisferio norte, produciendo vientos y turbulencias de extrema violencia que sobrepasan los 120 Km/h con lluvias torrenciales y prolongadas crecidas de ríos y mareas de temporal.
Su nombre deriva del término “Hunrakén” que usaban los nativos caribeños y mayas para denominar al dios de las tormentas y que fue ya adoptado por Cristóbal Colón para designar esos violentos fenómenos meteorológicos. En otras partes recibe otras denominaciones, como “baguío” en Filipinas, “Willy willy” en Australia, “Taino” en Haití, “Cordonazo” en la costa occidental de México, “Tai-fun” en China, de donde proviene el término “Tifón” y “Ciclón” en la India. Todos estos términos son sinónimos y sirven para denominar un mismo fenómeno, conocido también con el nombre más generalizado de Ciclón Tropical por desarrollarse entre los dos trópicos y que se presenta en latitudes similares alrededor del mundo coincidiendo con el cambio de los monzones. Para evitar confusiones se reserva el término de “ciclones tropicales” a los huracanes, dándose el de “depresiones” o “borrascas” a los asociados al frente polar.

FORMACIÓN DE LOS HURACANES

Los huracanes se forman por lo general en los cinturones comprendidos entre los y los 15º de latitud a ambos lados del Ecuador donde la Fuerza de Coriolis es suficientemente fuerte para que se inicie el movimiento de rotación alrededor de un centro de baja presión. No se producen sobre el Ecuador porque allí no existe el efecto de la fuerza de Coriolis.

Se originan en los mares tropicales y generalmente desaparecen o se disipan cuando llegan a tierra o a mares de aguas más frías. Para que el vértice de un huracán se inicie es necesaria una fuente de energía. Esta energía reside en el calor latente de evaporación almacenado en el vapor de agua liberado desde los mares tropicales al condensarse el agua. Para que este fenómeno se origine la temperatura de la superficie del mar debe ser superior a los 27ºC. Esta energía es mantenida en la zona de inversión de temperatura entre la capa húmeda inferior y la capa seca superior.

Dado que es necesario el movimiento vertical del aire para provocar la condensación, por enfriamiento del mismo durante su expansión, debe haber una distribución apropiada del viento para actuar como un mecanismo de arranque. Una vez que ha comenzado el movimiento del aire hacia arriba, será acompañado por la entrada de aire en los niveles más bajos y por la correspondiente salida en los niveles superiores de la atmósfera. Por influencia de la Fuerza de Coriolis, el aire convergente girará y comenzará a moverse en una trayectoria circular.

Los huracanes no están asociados a ningún frente de tormenta y se producen sólo en ciertos períodos estacionales, preferentemente entre el verano y principios de otoño en ambos hemisferios.
Una de las características más frecuentes de las tormentas tropicales es que una vez que las mismas se han formado siguen una trayectoria de desplazamiento aproximada este-oeste, pero después de unos pocos días de movimiento toman una componente hacia los polos y luego se dirigen hacia el Noreste en el hemisferio norte y hacia el Sureste en el hemisferio austral. A medida que avanzan van perdiendo su fuerza hasta que se disipan.

PRINCIPALES ZONAS AFECTADAS POR HURACANES

Hay 8 principales zonas en el mundo afectadas por huracanes:

1.– Mar Caribe, Golfo de Méjico y Océano Atlántico Occidental Norte,
2.- Oeste de Méjico en el Pacífico Norte,
3.- Océano Pacífico Occidental Norte, Mar de Japón, Mar de la China y las Filipinas,
4.- Golfo de Bengala en la India,
5.– Mar de Arabia en la India,
6.– Noreste de Australia y Mar del Coral en el Pacífico Sur,
7.– Madagascar y Costa Oriental de Sudáfrica en el Océano Indico Occidental,
8.– Noroeste de Australia, Mar de Arafura y sur de Indonesia en el Océano Indico Oriental.

ETAPAS EN LA VIDA DE UN HURACÁN

La vida de un huracán puede ser dividida en 4 etapas:

1.- Etapa de Formación: El viento empieza a aumentar alrededor de un centro de baja presión, las nubes comienzan a originarse y la presión atmosférica en el centro desciende a unos 1000 hPa.

2.- Etapa de Desarrollo: El viento continúa aumentando, las nubes se distribuyen en forma de espiral y empieza a formarse un ojo pequeño, denominado “Ojo del Huracán” casi siempre de forma circular, dentro del cual los vientos son suaves y variables y no hay presencia de nubes, lo que permite navegar y volar con facilidad. La presión cae en una pequeña área, con calentamiento por compresión adiabática en el centro.

3.- Etapa de Madurez: El Viento alcanza el máximo de velocidad pudiendo alcanzar los 320 km/hr. El área nubosa se expande obteniendo su máxima extensión (entre 500 a 900 km de diámetro), produciéndose intensas precipitaciones. El ojo del huracán alcanza un diámetro de 24 a 40 km.

4.- Etapa de Disipación: El viento empieza a disminuir pero la lluvia intensa continúa. Las nubes comienzan a disiparse cuando el huracán se desplaza sobre tierra o se mueve sobre un mar de aguas más frías, es decir cuando cesa su alimentación de energía.

La vida activa de un huracán varía desde la etapa de formación hasta su disipación de unos pocos días a algunas semanas.

EFECTOS DE UN HURACÁN

Los mayores daños son producidos por la tremenda presión del viento sobre las estructuras, además de las inundaciones originadas por las intensas lluvias y las olas que penetran y azotan las zonas costeras. También se produce un aumento del nivel del mar en la zona cercana al centro del huracán.

Los intensos vientos de un huracán ejercen fuerzas sobre la superficie oceánica y generan enormes olas que se propagan hacia afuera, en todas direcciones. En algunos casos pueden detectarse como extensas marejadas muy lejos del vértice. Las olas formadas en el cuadrante lateral derecho (en el hemisferio norte) de la tormenta se desplazan en la dirección de ésta. Estas olas son las más intensas producidas por un huracán y pueden tener una velocidad de propagación de hasta 2000 kilómetros por día. Dado que los huracanes se mueven de 200 a 750 kilómetros por día, el arribo de marejadas fuertes pueden ser indicativas de la presencia de un huracán que se aproxima, ubicado a 1000 o 1500 kilómetros de distancia.

No todos los centros de baja presión que se originan en las regiones antes mencionadas llegan a ser ciclones o huracanes. Muchos nacen y desaparecen antes de alcanzar su etapa de madurez.

OTRAS CARACTERÍSTICAS

1.– Cuando un centro de baja presión es detectado por algún sistema de observación (registros superficiales de presión, satélites, radares, etc.) con vientos que no alcanzan los 64 km/hr se lo clasifica como “Depresión Tropical”. Cuando la intensidad del viento está comprendida entre los 65 y los 119 km/hr se le denomina “Tormenta Tropical” y recién cuando el viento sobrepasa los 120 km/hr se puede decir que ese centro de baja presión puede denominarse “Huracán”.

2.– El diámetro de un huracán solo alcanza algunos cientos de kilómetros, en cambio en las depresiones de latitudes medias o extratropicales puede alcanzar hasta 3.000 kilómetros.

3.– Las isobaras en un ciclón tropical son más circulares y simétricas, lo que unido al rápido descenso de la presión atmosférica facilitan a los navegantes la localización de sectores con vientos más favorables y menos intensos.

4.– Al permanecer estacionarios, tienden a producir lluvias torrenciales las que se distribuyen uniformemente alrededor del centro, a diferencia de lo que sucede en las depresiones de latitudes medias.

5.– La temperatura alrededor del centro es bastante uniforme, sin que existan frentes fríos ni calientes, como ocurre en los frentes borrascosos.

6.– La dirección del viento es muy constante, sin mostrar cambios bruscos. Su movimiento es en espiral, con fuertes corrientes ascendentes en forma de torbellino.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*